Por qué atemperar la carne

¿Por qué atemperar la carne?

Atemperar la carne es poner la carne a temperatura ambiente, ya que, si queremos que conserve toto su sabor y textura, no debemos cocinarla fría, con la temperatura con la que sale del frigorífico.

Cómo atemperar la carne

Es muy sencillo, sólo tenemos que sacarla del frigorífico una media hora antes de su preparación.

Si tenemos la carne congelada, lo ideal es dejarla en el frigorífico unas 36 horas antes, una vez descongelada y antes de cocinarla, la sacaremos esa media hora antes para que quede a la temperatura ambiente.

Es importante destacar que la temperatura de la carne tras atemperarla no debería sobrepasar los 30 grados.

Ventajas de atemperar la carne

– Conseguiremos que la carne tenga una temperatura homogénea en su interior.
Cuando nos gusta la carne poco hecha, lo que supone pasarla solo vuelta y vuelta, si no la atemperamos, es fácil que quede muy fría por dentro.

– La carne estará más jugosa, ya que, durante el proceso de atemperado, la carne libera sus jugos y los reparte por el interior de la pieza. De esta manera, la carne queda mucho más jugosa al cocinarla y conserva su sabor.

-La textura de la pieza será la correcta, al estar repartidos bien los jugos. Además, no liberará agua en el cocinado.

– Se mantiene mejor las propiedades nutricionales. Si no atemperamos la carne, al cocinarla muy fría, puede sufrir reacciones químicas que alteren las proteínas, las vitaminas u otros nutrientes.

– Mientras la carne se atempera, se van eliminado los posibles olores que haya cogido en el frigorífico, al estar junto a otros alimentos.

 

Y ahora que conocemos el proceso para conseguir un cocinado perfecto, sólo nos queda elegir la pieza. Descubre todos nuestros productos.