Desde la mayorista de carne Doña vaca, queremos dar la buena noticia de que la carne producida en España (carne española) es de las mejores y más exportadas a todo el mundo, así lo reflejan los últimos estudios relacionados con el consumo de alimentos.

La última estadística refleja que España ha exportado el último año casi 3 toneladas de carne y productos elaborados.

Hablamos de una facturación de más de 6 millones de Euros y consiguiendo un crecimiento respecto al año anterior de un 3,2%

Esto afecta positivamente a nuestro empleo ya que cerca de 3000 empresas del sector, emplean a más de 84000 trabajadores.

Nos preguntamos cual es la clave del éxito y desde Provacuno señalan que la alimentación de nuestras vacas supera el 70% de grano, lo que hace que la calidad de nuestra carne sea muy superior a la de otros países.

Otro de los factores que nos sitúan a la cabeza del mundo en la exportación de carne, son los exhaustivos controles sanitarios, respecto al control del animal y seguridad alimentaria.

Europa es el continente donde más se consume carne Española, con cerca del 68% de las ventas, pero gracias a los acuerdos de libre comercio con terceros países, cada vez son mayores las exportaciones españolas a otros continentes.

No solo hablamos de carne de vacuno, sino que la exportación de porcino ha aumentado en 123% desde el 2014.

Curiosamente el 50% de la carne de cerdo producida en España este año, ira a parar al extranjero, haciendo que España sea el tercer país exportador en carne de porcino a nivel mundial.

Los países no europeos que más demandan nuestra carne de cerdo son, Japón, china, Corea del sur y Rusia.

Todavía nos queda camino que recorrer sobre todo en la exportación de jamón o embutidos curados, ya que son bastante más caros y no forman parte de la dieta diaria de muchos países.

No obstante, en los últimos 4 años se han aumentado las ventas en un 45%, con una facturación en el exterior de 1000 millones.

El próximo objetivo, es intentar llegar a rápidos acuerdos, donde no haya tantas trabas comerciales de cara a la exportación fuera de Europa.

La lentitud y complejidad en los procesos hace que muchas empresas cárnicas abandonen el proyecto por desmotivación.

Sería necesario un nuevo modelo para articular las exportaciones de productos cárnicos de alto valor añadido, con un circuito para los grandes volúmenes y otro para los productos de alta calidad, en el que se incluirían bienes que no suponen una amenaza comercial ni para la producción ganadera ni industrial de los países de destino.

La carne española es de las más exportadas al mundo y esperamos que esta información os haya sido útil. Desde Doña vaca os deseamos un feliz verano.