Nuestro ritmo de vida, cada vez más intenso nos obliga a tener menos tiempo para ir a comprar y por lo tanto cada vez más, congelamos alimentos cuando realizamos la compra a primeros de mes, pero, ¿sabemos cómo congelar y descongelar la carne adecuadamente?.

Al congelar los alimentos nos aseguramos que sus propiedades y características se mantengan como en el momento que las hemos adquirido.

En Doña Vaca, mayoristas de la carne para restaurantes y hoteles, cada día nos sugieren que les informemos de cómo congelar y descongelar la carne con éxito posteriormente.

Lo realmente importante y que nos segura que todo saldrá en perfectas condiciones, es que la carne a congelar sea fresca, así que tendréis que comprarla en vuestro carnicero de confianza.

Si en 48 horas no vamos a consumir la carne, deberemos congelarla inmediatamente. Si la carne está envasada, no tenemos que esperar a congelarla a la fecha de caducidad, ya que va perdiendo frescura, jugosidad y ternura.

Una cosas importante a la hora de congelar correctamente la carne, es quitar la grasa, ya que si no puede adquirir sabor rancio fácilmente.

Os recomendamos envolver la carne en pequeñas porciones de 250 gramos en papel film o en bolsas especiales para congelar alimentos.

De esta forma tendremos la certeza de que se van a congelar uniformemente si pegarse los trozos, además de poder descongelar parcialmente la carne cuando la necesitemos cocinar.

Una advertencia que os hacemos, es que no congeléis la carne picada salvo que esté fresca y picada en el momento.

La carne previamente cocinada hay que esperar a que se enfrié antes de congelarla.

Si descongelamos una carne que posteriormente no vamos a cocinar, no podemos congelarla de nuevo, salvo que esta haya sido cocinada a altas temperaturas, esto es posible ya que el calor elimina los posibles gérmenes y bacterias que hacen que la carne se ponga mala.

Recomendamos escribir la fecha en la que hemos congelado y envasado la carne.

La carne que hemos congelado, variará su validez en función a la potencia, estrellas que tenga el congelador y al tipo de corte que tenga la carne.

Las carnes magras, pollo, ternera, pavo podremos tenerlas congeladas entre 6 y 12 meses sin problema.

Las carnes grasas y carne de cerdo, entre 3 y 6 meses.

Las muy grasas, como el bacon, chorizos y salchichas entre 1 y 2 meses.

Cuando llegue la hora de descongelar, aseguraos de hacerlo de la manera que os indicamos a continuación.

La noche antes del uso de la carne, tendremos que dejarla sacarla del congelador y ponerla en la nevera, para que al día siguiente se haya descongelado lentamente, conservando las propiedades iniciales de la carne.

Nunca descongelemos la carne a temperatura ambiente, la carne debe cocinarse en el momento que se descongele.

La carne con salsa previamente cocinada, podremos descongelarla rápidamente usando el microondas o a fuego lento, pero repetimos, solo justo antes de comerla.

Esperamos que os haya sido útil este artículo sobre cómo congelar y descongelar la carne adecuadamente, y recordad, que Doña Vaca está a vuestra disposición, como expertos mayoristas de la carne en Madrid.