A los que nos gusta comer buena carne, nos apasiona la idea de comernos un jugoso y tierno chuletón de Ávila. La idea de comerlo en un buen restaurante acompañado de un vino de calidad es una opción muy seductora, pero no siempre es apta para todos los bolsillos.

Dicho esto nos queda la opción de degustar nuestra carne favorita en casa y para ello os vamos a dejar unas recomendaciones para que nos salga igual de exquisita que cuando la comemos fuera.

Lo más importante es la elección de una buena carne, siempre os recomendamos dirigiros a vuestro carnicero de confianza. Doña Vaca tiene posiblemente los mejores chuletones y carnes de Ávila que distribuimos a los mejores restaurantes de la Comunidad de Madrid. La tradición nos avala y la calidad de nuestras carnes hace que cada día confíen en nosotros más restaurantes y hoteles de Madrid.

A la hora de elegir el chuletón hay que pensar que el tamaño óptimo es de unos 6 centímetros de grosor, de esta manera al ponerlo en la parrilla se sella por fuera y por dentro queda del característico color rosado que nos anticipa que la carne está tierna y jugosa.

Antes de cocinar el chuletón de ternera, hay que dejarlo fuera del frigorífico al menos 30 minutos, para que vaya cogiendo temperatura ambiente

Importante, no cocinemos la carne con aceite, usemos la propia grasa de la pieza a cocinar, la pasamos ligeramente por la plancha y listo. De esta manera no alteraremos el sabor de la carne y se cocinará en su propio jugo.

Tenemos que tener preparada la plancha donde se cocinará el chuletón a una temperatura alta, para como decíamos anteriormente, se tueste por fuera y quede jugosa por dentro, con tan solo darle vuelta y vuelta a la carne, una sola vez

Cuando veamos que la carne esté al punto para sacarla de la plancha, es cuando hay que echar la sal, si es posible una buena sal de escamas o sal gorda. El chuletón absorberá la justa medida para que quede delicioso.

Nuestra recomendación como carnívoros natos, es que no se pase la carne demasiado. Siempre hay tiempo para pasarla un poco más en caso de que a algunos comensales les guste la carne más hecha.

Si se da este caso, habrá que volver a echar la carne a la plancha pero con menos temperatura, ya que sino conseguiremos que se queme la parte exterior de la carne y quede inservible.

¿Sabéis un truco? Podremos conseguir que el chuletón esté más sabroso si al retirarlo de la plancha una vez salado, lo envolvemos en un paño un par de minutos antes de servirlo en la mesa. Ya veréis que diferencia

Ya es el momento que disfrutar de nuestro chuletón de Ávila y aunque grandes chefs coinciden en que la mejor manera de degustar la carne es sin mezclar el sabor con guarniciones varias, os recomendamos que incluyáis en el plato un pimiento de piquillo o pimiento asado que le realzará el sabor de la carne a la parrilla y además le dará un toque de color al emplatarlo.

No podía faltar hablar del maridaje, os proponemos un buen vino crianza con meses en barrica de uva Garnacha, Mencía o Tempranillo, que le dé un sabor potente a la carne y ayude a digerirla lentamente.

Doña Vaca espera haberos ayudado y espera que disfrutéis de una carne tan exquisita como es la del Chuletón de Ávila.