Hoy con este post queremos daros algunos consejos para preparar la hamburguesa perfecta en vuestra casa, ya que muchos de nuestros clientes y amigos nos piden consejo sobre ello.

Lo más importante de una hamburguesa es la carne, por lo que partiremos siempre de la mejor materia prima, como la carne de primera calidad que ofrecemos a nuestros clientes en Doña Vaca y I love burguer: estamos orgullosos de nuestras famosas hamburguesas gourmet 100% de vaca española.

La carne debe contener un porcentaje adecuado de grasa para que la hamburguesa quede jugosa. Utilizar carne con poca grasa puede ayudar a cuidar la línea, pero nos dará resultados demasiado secos, y no es el objetivo que buscamos. Quizá las partes más utilizadas en España para elaborar las hamburguesas son la aguja y la espaldilla, por su contenido en grasa.

Una vez escogida la carne ideal y tras aderezarla al gusto, el proceso de elaboración cobra especial importancia. Lo más común es cocinar las hamburguesas a la plancha aprovechando los propios jugos que suelta la carne o a la parrilla, pero esta última opción es solo apta para gente experimentada en la cocina y en esta forma de cocinar, ya que es sencillo que la carne quede pasada si no se controla la cocción. Para principiantes o simplemente para ir a lo seguro, lo más acertado es la plancha o sartén.

Para que la carne nos quede bien hecha por fuera y al punto deseado por dentro es necesario que hayamos tenido la precaución de dejarla fuera de la nevera entre 45 minutos y una hora antes de su cocinado. De este modo, no quedará fría por dentro.

Algunos expertos recomiendan cocinar la hamburguesa entre 3 y 4 minutos  por cada lado, sin chafarla y olvidándonos de darle la vuelta continuamente. El punto de cocción viene determinado por cada comensal, aunque siempre es conveniente dejarla menos hecha e ir pasándola poco a poco, ¡no queremos una suela de zapato como hamburguesa!

Vale, ya tenemos la carne cocinada, ahora toca añadirle los acompañamientos. Comenzaremos por el pan, ya que en los últimos años han aparecido multitud de variedades de pan: desde el típico panecillo con o sin semillas de sésamo, pasando por bollitos tipo brioche con un toque de mantequilla o panes especiados. En la variedad está el gusto.

Continuando con los complementos, si hemos hecho caso y nuestra carne es buena, no necesitaremos echarle demasiados ingredientes, así evitamos disfrazar el delicioso sabor de nuestra carne. Ahora ya es cuestión de gustos personales, aunque lo que más suele añadirse es el queso, tomate natural en rodajas, lechuga, bacon y cebolla. Y sobre las salsas, daría para hablar largo y tendido: desde los más puristas con el kétchup y la mostaza, pasando por las salsas tipo barbacoa, salsas picantes, etc. ¡¡Es un plato muy versátil que nos permite innovar!!

Ahora solo queda degustar nuestra deliciosa hamburguesa. Esperamos que os hayan gustado nuestros consejos de cómo preparar la hamburguesa perfecta.