En Doña Vaca somos distribuidores de carne de la mejor calidad. Entre las más demandadas del mercado español está la carne de pollo, ya que es una de las más consumidas en nuestro país. Además de un buen sabor y su fácil digestión, tiene muchos beneficios para nuestra salud, por eso hoy queremos hablaros sobre las propiedades de la carne de pollo.

La carne de pollo es baja en grasa y en calorías, con lo cual se convierte en ideal para cualquier tipo de dieta, tanto las de control de peso, como las de mantenimiento, o cualquiera que se considere balanceada.

Por otra parte, la carne de pollo aporta un buen nivel de proteínas (alrededor del 30%), las cuales ayudan al crecimiento muscular, ayudando tanto a niños como a deportistas que quieran mantener y desarrollar su tejido muscular.

Estas proteínas también ayudan a mantener la masa ósea, por lo que es una carne ideal para personas mayores y para mujeres, ambas principales pacientes de osteoporosis.

Está demostrado que el pollo ejerce como un antidepresivo natural, ya que contiene altos niveles de triptófano, un aminoácido que aumenta la serotonina en nuestro organismo y nos ayuda a mejorar el estado de ánimo. La sopa de pollo se considera como un remedio casero antidepresivo desde hace muchos años.

También la sabiduría popular nos recuerda que la carne de pollo es buena para la vista, ya que gracias a su alto contenido en vitaminas del grupo A, ayuda a mantener una buena salud visual.

Otra de las propiedades de la carne de pollo es su alto contenido en minerales como el fósforo (ayuda a mantener el esmalte dental y a cuidar nuestro sistema nervioso central, el hígado y los riñones).  También contiene selenio, que es fundamental para regular nuestro metabolismo y sistema inmunológico.

La carne de pollo contiene vitamina B6, que es básico para mantener los vasos sanguíneos en perfectas condiciones, ayudando a la circulación de la sangre. Además, este tipo de vitaminas activa el metabolismo, ayudándonos a incrementar nuestra energía.

Además de todas estas propiedades, la carne de pollo es de muy fácil digestión, ya que contiene un menor porcentaje de purinas que otros tipos de carne, por lo que resulta idónea para niños, personas mayores y aquellas con afecciones gastrointestinales.

Por último, es una carne con muy buen relación calidad-precio, que se puede encontrar en diferentes formatos y que resulta fácil de cocinar, siendo un producto muy versátil. Además, su sabor es muy suave comparado con el de otras carnes, por lo que suele gustar a todo el mundo.