Una de las preguntas que habitualmente se hacen nuestros clientes, es acerca del líquido que aparece cuando ponemos un filete en la sartén. ¿Qué es el agua que pierde la carne al cocinarla?

Lo primero que pasa por nuestra mente es que la carne está en mal estado o que está adulterada.

Además, normalmente este fenómeno va acompañado de una considerable reducción del tamaño de la carne, mientras suelta una espuma de dudoso origen.

En este artículo vamos a desvelar de qué se trata y sobre todo si es nocivo para nuestra salud.

Tal y como os contamos en el anterior artículo, durante años los ganaderos usaban diversas sustancias para engordar el ganado y sacar mayor rendimiento a sus carnes, pero actualmente están terminantemente prohibidas si no están supervisadas por un  veterinario autorizado.

Con lo cual, el controvertido liquido no proviene de las hormonas que todos pensábamos, al menos por regla general.

Hay algunos fármacos permitidos que provocan en el animal una disminución del metabolismo basal, esto ocasiona que se acumule mayor cantidad de grasa y por lo tanto un aumento considerable de retención de líquidos.

De esta manera el animal engorda rápidamente y volvemos a ser partícipes de un fraude.

Hay una cosa que todo consumidor debe saber, y es que la carne sometida a estos tratamientos no debe ser vendida como “carne fresca” fijémonos en la etiqueta que lleva la bandeja si es carne envasada.

Aconsejamos siempre digerirse al carnicero/mayorista de la carne de confianza, como Doña vaca, que compra de primera mano al ganadero de siempre, las mejores vacas alimentadas en prados con recursos absolutamente naturales.

No obstante no hay que ser alarmistas y  puede darse el caso que la  carne pierda algo de líquido por las siguientes causas naturales:

El musculo del animal es importante, ya que  no es lo mismo un solomillo que por ejemplo la carne de la zona del pescuezo.

Es decir, dependiendo del corte, el agua que pierde la carne, será mayor o menor. A menor número de proteínas y mayor de agua, es más normal que la carne pierda líquido al cocinarla.

Por norma general los músculos rojos tienen mayor capacidad de retención de agua y por lo tanto pierden menos líquido.

La especie del animal también es determinante, ya que por ejemplo la carne del cerdo pierde más agua al cocinarlo que la de cordero y vaca, estos últimos es porque tienen músculos más desarrollados y retienen menos agua.

La carne de animales de menor edad retiene mayor cantidad de agua 75% frente al 5% de animales adultos.

Esperamos que os hayamos aclarado  las dudas, que sepáis ya que es el agua que pierde la carne cuando la cocinamos y en breve seguiremos con temas nuevos de interés general.