¿A quién no le apetece de vez en cuando tomar comida rápida? Aunque tradicionalmente asociamos la comida rápida a comida basura, no siempre es así. Hoy en Doña Vaca os presentamos una deliciosa receta de kebab de ternera casero, con ingredientes totalmente naturales y que podemos preparar desde la comodidad de nuestra cocina.

Lo primero de todo es preparar los ingredientes. Para nuestro kebab de ternera casero necesitaremos:

  • Una lata de tomate o de legumbres grande vacía
  • Una bolsa de asar al horno
  • 700 gr de carne picada de ternera de buena calidad
  • 1 cebolla mediana picada finamente
  • 1 diente de ajo grande o 2 pequeños muy bien picados
  • 10 gr de sal
  • pimienta negra recién molida
  • pan rallado (para los que no puedan tomar pan, sustituir por huevo o aceite de oliva)
  • especias al gusto: pimentón, cilantro, comino, cayena, curry, orégano, etc.

Una vez que tengamos listos los ingredientes, precalentaremos el horno a 150ºC. Tomaremos la bolsa de asar y la colocaremos en el interior de la lata, forrándola por dentro y con la boca de la bolsa hacia fuera, ya que dentro irá nuestra carne de kebab de ternera casero.

En un recipiente amplio introduciremos la carne picada, junto a la cebolla y el ajo picados, la sal, la pimienta, el pan rallado y las especias escogidas. Hay que tener precaución con la cantidad de especias porque dan mucho sabor y si no estamos acostumbrados puede quedar demasiado potente.

Mezclamos y amasamos bien los ingredientes. Si la carne es demasiado magra y no se queda una masa compacta, podemos añadir más pan rallado, pero con cuidado para no dejar la mezcla seca. Alternativamente, se puede añadir un chorrito de aceite de oliva o un huevo, ambos ayudarán también a amalgamar los ingredientes.

Una vez que tengamos lista la mezcla, la metemos en la lata y cerramos la bolsa de asar. Debemos introducirla en un recipiente apto para el horno, cubriendo de agua más o menos hasta la mitad de la lata, para cocinarlo al baño María.

Lo dejaremos en el horno una hora a 150ºC. Transcurrido este tiempo, apagaremos el horno y dejaremos nuestro kebab de ternera casero otros 15 minutos dentro. Luego, sacaremos la lata del horno y dejaremos que pierda temperatura otros 15 minutos antes de servir el kebab.

Es hora de sacarlo a una fuente o bandeja y trincharlo bien para que quede bien sujeto. Como si de un kebab auténtico se tratara, cortaremos finas lascas y lo serviremos. Ya tendremos listo nuestro kebab de ternera casero.

Podemos acompañarlo con una ensalada o unas patatas fritas caseras, o bien con las típicas tortitas o pan de pita que encontraréis en los supermercados. El resultado es delicioso.