En estas fechas religiosas tradicionales, en las que se recuerda la muerte y resurrección de Jesucristo, la tradición es no comer carne roja en Semana Santa.

En Doña Vaca, mayoristas de la carne de la comunidad de Madrid, vamos a explicaros porque en estas fechas se dice que por principios religiosos, no se puede comer carne.

Como en casi toda tradición, nos remontamos a tiempos en los que comer carne no estaba al alcance de todo el mundo y se consideraba casi un alimento de lujo.

Una vez crucificado Jesucristo, los cristianos homenajearon a su mesías haciendo un voto de austeridad, honrando el sacrificio que hizo el hijo de Dios por todos nosotros, eliminando la carne de su alimentación diaria.

En diversos lugares del planeta, los católicos se abstienen de consumir todo tipo de carnes y productos animales, mientras que en otros, se hacen excepciones y se consumen carnes blancas como el pescado.

Según los dogmas de la Iglesia Católica, comer carne roja también representa el cuerpo de Cristo crucificado, y de acuerdo a la tradición, los católicos comen pescado en Semana Santa para cumplir con las Sagradas Escrituras.

En el evangelio de Juan (21:5) se lee:

«Entonces Jesús les dijo: Hijos, ¿acaso tenéis algún pescado? Le respondieron: No».

De esta manera se busca honrar los deseos que tuvo Jesús en vida en el día de su muerte.

También se hace referencia a este animal en el evangelio de Lucas (9:13), uno de los momentos más recordados de Jesús donde multiplica los panes y el pescado para todo el pueblo.

Esto no significa que todos debamos hacer la misma penitencia por muy cristianos que seamos, puesto que el mensaje que nos quisieron perpetuar no es otro, que cualquier exceso de comida es perjudicial para nuestra salud.

En ningún lugar se dice que haya una prohibición de comer carne en estas fechas, simplemente la idea es evitar comidas opulentas, para poder dedicar más tiempo al descanso físico y a la reflexión mental.

Dicho esto, ¿Esta recomendación es para solo el viernes santo o para toda la semana?

La iglesia católica dice que solo el viernes Santo exista ayuno y abstención  del consumo de carne roja.

Esta recomendación también se extiende al miércoles de ceniza y al primer viernes de cuaresma.

No obstante en Doña Vaca estamos a vuestra disposición para ofreceros la mejor calidad en carnes para consumir el resto de días del año, por si no queréis comer carne roja en Semana Santa.